colorful-1283886_960_720282

NO TENGO NADA QUE PONERME

Cuántas veces hemos abierto nuestro armario y después de probarnos un buen montón de prendas, hemos dicho: “No tengo nada que ponerme”. Tengo hijas adolescentes y todos los días escucho lo mismo en diversos momentos y ocasiones. Yo como madre, me enfado mucho con ellas pues veo que sus armarios están repletos, incluso más de lo que debieran. Este problema lo sufre una gran mayoría de gente y muchos padres de hijos adolescentes. Estoy segura que la gran mayoría de nosotros nos preguntamos: ¿cómo es posible tener un armario lleno de ropa y no tener nada que ponerte?

 

Cuál es el motivo

 

Este siempre ha sido un tema que me ha intrigado bastante y me decidí averiguar al respecto. Todos nosotros tenemos un estilo de vida muy diferente en cada caso. A lo largo de los días, dedicamos una serie de horas al trabajo, otras a practicar deportes varios, otras a hobbies, otras a acudir a eventos varios, fiestas especiales, cenas, etc… bastante a menudo. Me he dado cuenta, que a la hora de compradnos ropa y de estructurar nuestro armario, en una gran mayoría de los casos, no tenemos en cuenta este detalle que es muy importante. Si yo dedico la mayor parte de mi tiempo en un trabajo que requiere que mi vestuario sea muy formal, no puedo tener la mayor parte de mi armario lleno de ropa informal. Si yo no practico deporte, no debería de tener el armario lleno de prendas deportivas, si necesito que haya más prendas de otro tipo. En definitiva, no tenemos estructurado nuestro armario adecuadamente a nuestro estilo y medio de vida.

shirts-428600_960_720

Otro tema fundamental, es que no todos conocemos bien nuestra morfología corporal, por lo que en infinidad de ocasiones, compramos prendas que no nos favorecen en absoluto. ¿Cuantas prendas quedan en nuestros armarios, con la etiqueta puesta y caducada temporada tras temporada? Estoy segura de que la gran mayoría tenemos varias de estas prendas ocupando espacio en nuestro armario. Al no conocer bien nuestra morfología corporal, así como nuestros defectos y nuestras virtudes (que todos tenemos), no nos es posible comprar prendas que nos favorezcan al 100% y en consecuencia, se quedan olvidadas en un rincón del armario. Esto se traduce en una pérdida de tiempo y dinero.

Además de todo esto, hay que tener en cuenta la gran importancia de los colores. Muchos no conocemos los colores más adecuados para nuestro tipo de piel, que son los que más nos van a favorecer a la hora de vestir. Tampoco sabemos cómo utilizarlos adecuadamente, por lo que muchas veces nos encontramos con el problema de que muchas prendas de nuestro armario, no las podemos combinar entre sí. Y tampoco tenemos en cuenta los colores con nuestra morfología corporal por eso muchas veces nos vemos poco favorecidos. En infinidad de ocasiones, la mezcla entre ambos dan un resultado contrario al que deseamos.

street-market-1283306_960_720

Combinando todos los puntos anteriores, nos encontramos con el resultado del que he hablado al principio del post: “Tengo un armario repleto de ropa y no tengo nada que ponerme”.

 

Que debemos hacer

 

Tendríamos que hacer una buena estructura de armario:

  1. Conocer nuestro estilo de vida
  2. Saber qué es lo que realmente necesitamos
  3. Definir nuestros gustos a la hora de vestir
  4. Tener en cuenta nuestra morfología corporal
  5. Tener en cuenta nuestra gama de color adecuada
  6. Realizar una correcta estructura de armario según nuestro perfil
  7. Hacer una lista de lo que realmente nos hace falta para nuestro estilo de vida
  8. Ir de compras de manera inteligente y consciente

 

Con estos ocho puntos, conseguiremos abrir nuestro armario y decir adiós al “no tengo nada que ponerme”. El tener una buena estructura de armario, no está reñido con tener más o menos presupuesto. Es aplicable para cualquier persona, tenga la economía que tenga. Es más, si conseguimos estructurar bien nuestros armarios, os aseguro que ahorraremos mucho dinero, tiempo y esfuerzo. Y otra de las cosas que más me gustan, es que aprenderemos a hacer un consumo más consciente y coherente con nosotros y nuestras necesidades, además de hacer un consumo mucho más sostenible para nuestro planeta y en este último punto, yo reconozco que estoy 100% a favor.

bicycle-788733_960_720

Espero que este post os haya gustado y os sea de utilidad. Muchas gracias a todos los que me seguís y si queréis hacer comentarios al respecto, estaré encantada de responderos.

 

 

6 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a maria jose santiago Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *