CHICA SOMBRERO

TU MANERA DE VESTIR DICE MUCHO SOBRE TI

Todas las personas elegimos nuestras prendas con las que nos vestimos a diario. Aparentemente nos solemos guiar por nuestros gustos y estilo de vida a la hora de elegir nuestro vestuario y a decir verdad, pienso que en la mayoría de los casos no siempre es así. En este punto es cuando se me plantean varias preguntas: ¿De verdad escogemos la ropa que nos gusta o nos dejamos llevar por las modas? ¿Tenemos en cuenta lo que realmente nos favorece o vamos según la tendencia? y para mí una de las preguntas más importantes ¿Nos atrevemos a vestir según nuestros criterios sin importarnos el qué dirán o preferimos vestir igual que los demás por miedo a las críticas?

Esta última pregunta es la que me hace plantearme muchas cosas de cómo somos las personas y la sociedad en la que hoy en día vivimos. Todavía a día de hoy y sobre todo dependiendo de dónde vivas, existen muchos tabús y etiquetas a la hora de vestir. Por poner un ejemplo sencillo y algo absurdo, en la zona donde yo vivo, no hace un frío excesivo en la temporada de invierno y a mí personalmente me encantan los gorros de lana. Pues bien, solo el hecho de llevar un gorro de lana en esta zona, hace que la gente se vuelva para mirarte porque no es algo común y llama la atención. Es curioso que una prenda tan sencilla y común, pueda hacerte sentir diferente ante los demás. 

 

hat-783146_960_720

 

Seamos libres a la hora de vestir

 

Pienso que debemos ser libres a la hora de vestir aunque debemos tener en cuenta el contexto en el que nos encontramos. No se trata de ir vestidos de cualquier manera en cualquier lugar o situación, sino más bien de poner nuestro toque personal a la hora de vestir en vez de ir todos como si fuésemos de uniforme de colegio.

Si reparamos en este punto, podemos observar que hay gente que utiliza su manera de vestir como barrera para ocultarse de los demás, otras que se visten como la mayoría porque no saben ser ellos mismos e incluso hay gente, que viste de cualquier manera porque no tiene autoestima y no se quieren a sí mismos. El vestir de cada persona, nos puede dar muchas pistas de cómo es interiormente y de como se siente. Normalmente solemos vestirnos tal y como nos sentimos en cada momento, pero no como realmente somos. Nos dejamos llevar por nuestras emociones la mayoría de las veces. Ejemplos de ello es que personas que se sienten tristes o deprimidas, no suelen utilizar colores vivos sino que se van a colores oscuros o grises. Por otro lado, hay personas que visten de manera muy llamativa con el fin de esconder quienes son realmente y personas que visten “según la norma” para pasar desapercibidos entre la multitud.

 

Aunque no seamos conscientes de ello, transmitimos mucho a la hora de vestirnos

 

En cualquier caso, considero que es algo primordial conocernos a nosotros mismos interiormente y saber quiénes somos antes de buscar nuestro propio estilo a la hora de vestir. Que nos gusta realmente, que estilo de vida llevamos o queremos llevar, cuales son nuestros miedos y complejos, que valores tenemos, como andamos de autoestima y hasta qué punto dependemos del que dirán. Nos guste o no, una primera impresión sí que importa y si lo que transmitimos a la hora de vestir se acerca a lo que realmente somos, tendremos mucho ganado. A partir de ahí es cuando podremos ser libres de mostrarnos a través de nuestro vestuario tal y como somos. Sin miedos, sin complejos, sin inseguridades y sobre todo siendo libres.

 

beach-885109_960_720

 

Cómo buscar nuestro propio estilo:

  1. Conocernos a nosotros mismos
  2. Reconocer nuestros miedos y debilidades así como nuestros puntos fuertes
  3. Determinar que valores nos caracterizan
  4. Identificar nuestros gustos
  5. Trabajar la autoestima y aprender a querernos tal y como somos
  6. Sobre todo, ser felices

 

Recuerda que cualquier cambio exterior que deseemos en nuestra vida, ha de comenzar desde nuestro interior. Es la mejor manera de buscar y de marcar nuestro estilo personal y que se refleje a la hora de vestir.

Espero que os haya gustado este artículo y os haya aportado algo de valor o por lo menos otro punto de vista diferente. Como siempre dar las gracias a todas las personas que me seguís en mi blog y podéis dejar comentarios al respecto. Nos vemos en mi próximo post…